Un apretón de manos firme es la manera de saludarse más habitual. Si se utiliza el portugués la expresión de saludo más usual es Bom dia (Buenos días) o Boa tarde (Buenas tardes). Mas informalmente se dice Olá! (Hola).

Para dirigirse a las personas se utiliza el apellido, precedido por la palabra Senhor (pronunciado Senor) o Señora (Senora). Para profesionales y directivos de alto nivel se utilizan títulos como Doctor o Engenheiro. A los altos cargos del Gobierno se les da el tratamiento de Excelência.

El uso de las tarjetas es esencial para desarrollar relaciones comerciales, si bien no hay que extrañarse de que en algunos casos no dispongan de ellas. Es importante conservar las que nos entreguen, ya que será difícil encontrar sus datos de contacto por otros medios.

Antes de empezar la reunión conviene dedicar un tiempo a saludar a las personas presentes y a una charla informal. Temas de conversación favorables son el fútbol (son grandes aficionados), la familia y las bellezas turísticas del país.

Deben evitarse temas de conversación sensibles como la esclavitud -desde Angola se enviaron muchos esclavos a Brasil para trabajar en la caña de azúcar- o las guerras civiles.

El ambiente de negocios es cordial. Los angoleños se caracterizan por su gran hospitalidad, si bien con algunos formalismos heredados de la época colonial portuguesa.

Angola tiene una de las gastronomías más ricas del África Subsahariana. Uno de los platos más típicos es el cacusso, un pescado cocinado con aceite de palma y acompañado de judías. La bebida más popular es la cerveza, de la que existen varias marcas locales como Cuca y Eka.

Los regalos son bienvenidos y se abren inmediatamente. Si la situación es apropiada, objetos de alta calidad y artículos de lujo son la mejor opción.

FUENTE: Adaptado del libro Cómo negociar con éxito en 50 países. Global Marketing Strategies.