En Canadá, tanto el gobierno federal como los gobiernos provinciales recaudan un Impuesto sobre la Renta. Entre los dos niveles administrativos existen acuerdos internos para evitar que la carga fiscal a soportar por el contribuyente por el hecho de tener que pagar dos Impuestos sobre la Renta sea excesiva. El gobierno federal recauda, aparte del Impuesto sobre la Renta, los siguientes impuestos: Aranceles, una especie de Impuesto sobre el Valor Añadido y el Impuesto sobre el Capital de determinadas Entidades.

Impuesto sobre Sociedades
Las sociedades residentes en Canadá están sujetas al Impuesto sobre Sociedades (Corporate Income Tax) por su renta mundial, es decir, tanto por los ingresos de fuente canadiense como por las rentas generadas en el exterior, incluyendo el beneficio procedente de la actividad económica, las rentas que genere su patrimonio y las ganancias de capital que obtenga.

Por el contrario, las sociedades no residentes están sujetas al impuesto tan solo por los ingresos obtenidos en Canadá, y ello siempre a salvo de lo dispuesto en los convenios de doble imposición suscritos por Canadá con otros estados. Así, el Convenio con España establece que los beneficios que una sociedad española obtenga en Canadá estarán gravados en aquel Estado solo en el caso de que la empresa española opere en Canadá a través de un establecimiento permanente.

En general, una sociedad mercantil es considerada residente en Canadá si ha sido constituida o si su sede central y de administración se encuentra allí.

Como ya se ha mencionado, las sociedades son gravadas en el Impuesto sobre Sociedades tanto por el gobierno federal como por las provincias en las que desarrollan su actividad. El tipo de gravamen general federal es el 38%, aunque en cuanto el beneficio se considere obtenido en una provincia o territorio canadiense, se aplica una reducción del 10%. El recargo federal del 4%, por el cual resultaba un tipo de gravamen efectivo del 29,12%, ha sido eliminado el 1 de enero de 2008. El tipo de impuesto aplicable a beneficios obtenidos en una provincia canadiense que no disfruta de algún régimen fiscal favorable -como es el caso por ejemplo de ingresos derivados de productos fabricados en Canadá- es además reducido por una reducción general, que deja la carga fiscal del Impuesto sobre Sociedades federal finalmente en un 19,5% para el ejercicio 2008, 19% para 2009, 18% para 2010, 16,5% para 2011 y 15% para 2012. Los tipos de gravamen provinciales se incorporan al impuesto federal, y varían entre el 10% (Alberta) y el 16% (Prince Edward Island).

Tanto el gobierno federal como los provinciales y territoriales están facultados para aplicar tipos de gravamen inferiores para incentivar a las pequeñas empresas y para apoyar el desarrollo de determinadas actividades productivas.

En general, los dividendos distribuidos por una sociedad residente a sus socios canadienses están exentos de tributación. En el caso de que el socio sea una persona física, el dividendo sí esta sujeto a gravamen, aunque es posible aplicar una deducción para evitar la doble imposición. Los dividendos abonados por filiales extranjeras a sus sociedades matrices canadienses están exentos si la matriz participa en al menos el 10% del capital social de la filial y esta última desarrolla efectivamente actividades empresariales en un país que haya suscrito con Canadá un tratado para evitar la doble imposición. En otro caso, los dividendos resultan gravados por el Impuesto sobre Sociedades canadiense y el perceptor podrá deducirse el impuesto extranjero pagado.

En cuanto a las ganancias de capital, resulta gravable solamente el 50% de la ganancia obtenida en la transmisión de activos, lo cual atribuye a las ganancias de capital un tratamiento fiscal favorable frente a otro tipo de beneficios. Del mismo modo, en el caso de disminuciones patrimoniales, solo resulta deducible el 50% del importe de la pérdida, que se compensa con las ganancias del ejercicio. En el caso de que quede algún importe pendiente de compensación, podrá compensarse con las ganancias obtenidas en los ejercicios posteriores sin límite de tiempo.

Los beneficios de las empresas residentes se computan según los criterios contables generalmente aceptados. En cuanto a los gastos, son deducibles solo aquellos necesarios para generar los ingresos correspondientes.

El tratamiento de los gastos de investigación y desarrollo es fiscalmente muy generoso. Se trata de atraer a Canadá empresas innovadoras y de aumentar los gastos de investigación realizados por cualquier empresa, aunque reparta su actividad productiva por todo el mundo.

Minoran también la base imponible las cuotas pagadas por otros impuestos, siempre que estén relacionados con la generación de rentas. Así, se pueden deducir los impuestos municipales sobre los edificios utilizados en la obtención de rentas. También se pueden deducir los impuestos provinciales sobre el capital.

Impuesto sobre No Residentes
Las empresas no residentes que operan en Canadá a través de un establecimiento permanente están sujetas por el beneficio neto que obtengan en Canadá. Además, la ley obliga a practicar una retención o withholding tax del 25% sobre determinadas rentas, como dividendos o royalties obtenidos en Canadá por no residentes, y sobre el beneficio que las sucursales de empresas extranjeras remiten al exterior. Desde el 1 de enero de 2008, Canadá ha eliminado unilateralmente la retención sobre la fuente de aquellos intereses no participativos cuyas condiciones corresponden al valor de mercado, con independencia del lugar de residencia del perceptor.

Los no residentes deben tributar también por las ganancias de patrimonio obtenidas en Canadá, como las derivadas de la enajenación de bienes inmuebles situados en el país o de acciones de sociedades residentes. En el caso de que resulte aplicable un convenio de doble imposición, los tipos de gravamen se reducen sensiblemente. Es de destacar que Canadá ha suscrito convenios de doble imposición con un gran número de países, lo que sin duda ha contribuido de una manera decisiva a incentivar la inversión extranjera.

España firmó en 1976 un tratado con Canadá para evitar la doble imposición en cuanto a los Impuestos sobre la Renta y el Patrimonio. En virtud de este tratado, los porcentajes de retención que se aplican a las rentas pagadas por sociedades residentes en Canadá a personas o entidades residentes en España son los siguientes:

- Dividendos: 15%.
- Intereses: 15%.
- Cánones o royalties: 10%, excepto para los cánones pagados a residentes en España en virtud de derechos de autor y otras remuneraciones similares referentes a obras literarias o artísticas, que solo podrán someterse a imposición en España.

Imposición indirecta
En cuanto a la imposición indirecta, la estructura del IVA (Federal Goods and Services Tax) es similar a la europea, puesto que el impuesto se paga por la venta de bienes y las prestaciones de servicios, y por las importaciones realizadas en el ejercicio de actividades profesionales. El tipo impositivo general es el 5% aunque se prevén exenciones para productos alimenticios y médicos, para los servicios financieros o para las exportaciones.

En 1998, varias provincias introdujeron un nuevo impuesto sobre el valor añadido armonizado para todas ellas, denominado Harmonized Sales Tax (HST), que grava igualmente bienes y servicios. El resto de provincias (excepto Alberta) ha optado por implantar tributos similares, con un tipo de gravamen que varía entre el 5% y el 10%.

NATALIE J. HALLA-VILLA JIMÉNEZ

Información elaborada por David Mülchi & Asociados

IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES. TIPO IMPOSITIVO FEDERAL

19,5%

IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES. TIPO IMPOSITIVO PROVINCIAL

10%/16%

NO RESIDENTES. TIPO IMPOSITIVO

Impuesto sobre la repatriación de beneficios obtenidos por sucursales

25%

Intereses

0%

Royalties

25%

Dividendos

25%

IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO

Tipo general federal

5%

Tipos provinciales

5%/10%

¿Se prevén exenciones?

¿Grava las exportaciones?

NO

ARANCELES A LA IMPORTACIÓN

IMPUESTOS SOBRE BIENES INMUEBLES

CONVENIO DE DOBLE IMPOSICIÓN CON ESPAÑA

Tipos de gravamen:

Dividendos

15%

Intereses

15%

Cánones
10%/0%

CONVENIOS DE DOBLE IMPOSICIÓN CON OTROS PAÍSES

Entre ellos: Bélgica, Dinamarca, Francia, Hungría, Luxemburgo, Países Bajos.

NORMAS ANTI-ELUSIÓN

Transparencia fiscal internacional

NO

Normas sobre precios de transferencia

Coeficiente de subcapitalización

Aviso Legal